TERAPEUTA HOLISTICA, BIOENERGIA, CRISTALOTERAPIA, TERAPIA FLORAL, SANACION ESPIRITUAL CON ARQUETIPOS

domingo, 29 de abril de 2012

¿Como saber en qué consiste la Ascensión?



¿CÓMO SABER EN qué consiste la ascensión de la que todos hablan? ¿Cómo saberlo antes de haberla vivido? Sólo podemos responder a esa pregunta relacionándola con una experiencia similar, y que si hayamos vivido. Es un ascenso, no en el plano de la realidad consciente, sino en el mundo subconsciente del sueño. Mediante dicha analogía intentaré explicar el tipo de experiencia que en mi opinión entraña la ascensión.

¿Has tenido alguna vez un sueño lúcido? Es decir, un sueño en el que sabías que estabas soñando. En mi experiencia personal he identificado tres formas de entrar en ellos, y un solo requerimiento para obtenerlos. Las tres formas conllevan una experiencia similar a la ascensión, pero vivida de manera ligeramente distinta. Mientras que el requerimiento común es haber alcanzado una cierta expansión de la consciencia.

De ahí que para comprender el fenómeno de la ascensión, necesitemos comprender primero en qué consiste expandir la consciencia. Empecemos pues definiendo los cuatro posibles estados de la consciencia y que son:
El consciente, estado durante el cual el cuerpo físico y la mente están despiertos, mientras la conciencia sigue dormida. Constituye aquello que erróneamente llamamos el «estar despierto», pues nos hemos identificado tanto con el cuerpo físico, que cuando éste está en vigilia, pensamos que también lo está la consciencia. En dicho estado experimentamos la realidad de forma indirecta, a través del cuerpo y de la mente, como si de un sueño se tratara.
El segundo es el estado subconsciente, también llamado onírico o del sueño. En él entramos cuando el cuerpo físico y la consciencia duermen, pero la mente está alerta. Al caer dormido el cuerpo físico, la mente se desconecta del mismo, para conectarse a los órganos sensoriales del cuerpo astral, los cuales nos permiten percibir ese mundo subconsciente o astral de los sueños.
El tercero es el inconsciente, también llamado estado de sueño profundo. En él entramos cuando cuerpo físico, mente y consciencia están todos dormidos. Y es que nos hemos identificado tanto con la mente que cuando ésta duerme, perdemos la consciencia y olvidamos. Durante el mismo nos recargamos de energía espiritual, experimentando una experiencia similar al gozo místico, pero sin ser conscientes de ello, sin saber que el gozo místico es algo que vivimos cada noche. Y la noche en la que no lo experimentamos, nos despertamos por la mañana con la sensación de no haber dormido.
Y finalmente el supraconsciente, estado trascendental de gozo constante, experimentado por las almas realizadas, aquellas cuyas conciencia si se ha despertado. En tal estado, la mente se halla siempre alerta, pero sin perder la calma que la caracteriza cuando está dormida.

Con dicha definición se está implicando que el estado de la realidad consciente es un estado de sueño. Y por ello que también se lo llame: «el sueño de consenso». De hecho, los tres primeros estados son de sueño. Y el único en el que la consciencia está realmente despierta es el supraconsciente.

Haciendo la analogía con un iceberg, el estado consciente sería la parte del hielo no sumergida. Elsubconsciente, la parte sumergida. El inconsciente, el océano. Mientras que el supraconsciente lo sería todo: hielo, océano y cielo.

Fuente:  Alejandro Perez Sanjay

2 comentarios:

  1. Hola, Elisha

    Gracias por tu explicación y claridad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, el texto como puedes ver es de Alejandro Pérez Sanjay

    ResponderEliminar