Ir al contenido principal

LO QUE SIGNIFICA EL DESEO


osho


Debes comprender qué significa el deseo, y las religiones te han confundido mucho al respecto. Si deseas algo del mundo, lo llaman deseo. Si deseas algo del otro mundo, le dan un nom­bre diferente. Esto es absurdo. ¡El deseo es
el deseo! Da igual cuál sea el objeto del deseo. El objeto puede ser cualquier cosa -de este mundo, material, o de otro mundo, espiri­tual-; el hecho de desear sigue siendo el mismo.

Todo deseo es una atadura. Incluso si deseas a Dios, es una atadura; incluso si deseas la libera­ción, es una atadura. Y la liberación no puede su­ceder a menos que este desear desaparezca total­mente. Así que, recuerda, no puedes desear la liberación; eso es imposible, eso es contradictorio. Puedes dejar de tener deseos, y entonces sucede la liberación. Pero eso no es el resultado de tu deseo. Más bien es una consecuencia del no-deseo.

Así que intenta comprender qué es el deseo. Deseo significa que ahora mismo no estás bien, no estás a gusto. En este mismo momento no es­tás a gusto contigo mismo, y algo en el futuro, si se cumple, te traerá la paz. La satisfacción está siempre en el futuro; nunca está aquí y ahora. Esta tensión de la mente por el futuro es el de­seo. Deseo significa que no estás en el momento presente, y lo único que existe es el momento pre­sente. Estás en alguna parte del futuro, y el futu­ro no existe. Nunca ha existido, nunca existirá. Lo único que existe es siempre el presente: este, momento.

Esta proyección de tu plenitud a algún mo­mento futuro es el deseo. De modo que es irrele­vante cuál sea la plenitud futura. Puede que sea el reino de Dios, el cielo, el nirvana, puede ser cual­quier cosa, pero si está en el futuro, es deseo. Y no puedes desear en el presente; recuerda: eso no es posible. En el presente sólo puedes ser, no puedes desear. ¿Cómo vas a desear en el presente?

El deseo te lleva al futuro, a la fantasía, a los sueños. Por eso Buda insiste tanto en no tener de­seos, porque sólo sin deseos entras en la realidad. Con deseos, entras en sueños. El futuro es un sue­ño, y cuando planeas el futuro eliges la frustra­ción. Estás destruyendo la realidad de ahora mis­mo por algún sueño futuro, y este hábito de la mente permanecerá contigo. Se está fortaleciendo cada día. De modo que cuando llegue tu futuro llegará en forma de presente, y tu mente volverá a irse a algún otro futuro Incluso si pudieras llegar a Dios, no estarías satisfecho. Tal como eres, es imposible. Incluso en presencia de lo divino, te habrás ido al futuro.

Tu mente está siempre yéndose al futuro. Este movimiento de la mente al futuro es el deseo. El deseo no tiene que ver con ningún objeto, con si deseas sexo o deseas meditación: eso da igual. Lo que cuenta es desear, que deseas. Eso significa que no estás aquí. Significa que no estás en el momen­to real, y el momento presente es la única puerta a la existencia.

El pasado y el futuro no son puertas, sino muros.

Dice el Buda: Examina la naturaleza del deseo. Observa el movimiento del deseo, es muy sutil, y verás dos cosas. Una es que el deseo, por su propia naturaleza, es incolmable, y segunda, en el momento en que comprendes en que el deseo es incolmable, este desaparece y te quedas sin deseos. Ese es el estado de paz, silencio, tranquilidad. Ese es el estado de satisfacción. El ser humano nunca alcanza la satisfacción a través del deseo, el ser humano alcanza la satisfacción, solo al trascender el deseo.

Has de examinar el deseo; ni aquí ni en ninguna otra parte, el deseo se ha visto nunca colmado ni satisfecho. Nunca ha sucedido ni nunca sucederá, porque va contra la naturaleza propia del deseo. El deseo no puede ser colmado, porque su misma naturaleza es quedar insatisfecho y proyectarse en el futuro. Siempre está en el horizonte, al cual nunca llegarás ya que llegues a donde llegues verás que el horizonte ha retrocedido. Y la distancia entre ti y el horizonte seguirá siendo exactamente la misma.

Osho

A través de: Soy Espiritual

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ÉTER - EL 5º ELEMENTO

Éter: el quinto y más sutil de los cinco elementos - tierra, aire, fuego, agua y éter. Empíricamente, el espacio sútil o etérico, plasma fluído que llena el universo, interno y externo. Esotéricamente, la mente, el estrato superconciente que sostiene todo lo que existe potencialmente o realmente, donde todas las transacciones son grabadas. ( AKASICOS )

La energía del éter es la fuerza que fluye constantemente desde las profundidades del Universo, uniendo al hombre con la Creación.
Aparece en los espacios huecos del cuerpo humano, incluido el centro de la columna espinal, las venas, las arterias, los nervios, los órganos internos y las distintas cavidades corporales, representan el elemento éter.
Los tres polos eléctricos del cuerpo asociados al éter son: la cabeza (+), el sacro(neutro) y el arco plantar de los pies (-).

El éter es una substancia extremadamente ligera que ocupa todos los espacios vacíos como un fluido.

En las Ciencias Ocultas, el éter atrae y favorece el pensamiento mágico…

BENEFICIOS TERAPEÚTICOS DE LOS CUENCOS DE CUARZO

BENEFICIOS TERAPÉUTICOS DE LOS CUENCOS DE CUARZO

● Los Cuencos de Cuarzo son una de las nuevas herramientas de sanación más poderosas del Universo, con propiedades curativas comprobadas científicamente.

●A través del sonido penetran las células, activando y regenerando la memoria celular para sanar y modificar patrones físicos, emocionales, mentales, y espirituales desalineados (la estructura celular del cuerpo humano está conformada fundamentalmente por sales Cristalinas
de Sílice -cuarzo-, lo que significa que la esencia de un Cristal es idéntica a la del ser humano).

●Generan estados cerebrales de profunda relajación, liberando stress y tensiones del cuerpo. Disminuyendo cualquier tipo de actividad mental excesiva, para lograr estados de bienestar, paz y alegría.

●Aumentan la energía por medio de la estimulación del líquido cefalorraquídeo (posiblemente la forma física de la energía Kundalini)

●Impulsan al A.D.N. para localizar rápidamente la proteína que necesita para reproducirse, re…

Cristales de Sanación para Mujeres - LABRADORITA

Aunque la la labradorita se descubrió en el año 1.770 en la Península del Labrador (Canadá), se sabe por relatos, cuentos, leyendas y dibujos antiguos que era un mineral utilizado desde tiempos remotos por magos, magas y sacerdotisas.  Se dice que era la piedra de Merlín y de Morgana.  Sea como fuere, lo cierto es que la labradorita posee un peculiar poder mágico al reflejar la luz sobre ella y mostrar unos colores que parecen realmente sobrenaturales.  Es una piedra lunar, femenina y enigmática, muy afín a la energía femenina.

PARA EL CUERPO:  A nivel físico la Labradorita alivia los dolores de la menstruación si la sitúas sobre tu zona pélvica.  También es una gran remedio vibracional para potenciar el sistema inmunológico en etapas de preocupación o esfuerzo físico si te sientes con falta de vitalidad y si además te resfrías con frecuencia, el autotratamiento con labradorita te proporcionará resultados excelentes.

Procedimiento:  adquiere una Labradorita natural, que no esté facet…